Google+ Followers

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Cursa de la Mercè 2015

Otro año más volvió la Cursa de la Mercè. Es una carrera a la que le tengo mucho cariño, entre otras cosas porque da comienzo a las fiestas de mi ciudad. Desde hace un par de años, cansado de darme contra el mismo muro, he optado, y creo que con acierto, el no ir a esta carrera en busca de mejorar la marca, ya que es una carrera a la que acude mucha gente y aunque dividan la salida por cajones es muy difícil correr y prefiero ir a disfrutar y pasármelo bien.

Este año, quería dar un paso más y he creado una página en youtube "Oskartria corre", donde iré colgando videos de carreras en las que participaré, o entrenamientos que haré, así que esta carrera sabiendo que no sería competitiva para mi, la iría grabando y así la viviría de otra manera. La verdad, es la segunda carrera que hago y  grabo, y no es tan fácil como yo pensaba, pero bueno poco a poco iré mejorando jeje.

Llegué a Plaza España sobre las nueve para encontrarme con mi hermano y el grupo del que formo parte que son los Redrunners, Llegué un poco tarde para la foto de antes de la salida. Después de hablar un rato con algún Caracol (es la forma cariñosa de llamar a los Red) me fuí para colocarme en la salida. Una vez en mi cajón he de admitir que dudé unos instantes sobre el planteamiento de la carrera. Creo que ya lo he comentado, pero este año mi reto no es correr rápido, quiero hacer carreras de más kilómetros y para eso he de bajar la velocidad, entonces los entrenamientos tampoco son orientados hacia la rapidez y si a ir acumulando km, pero una vez situado en la salida siempre aparece ese Oscar "picao" que le cuesta bajar plato y piñones y que siempre quiere estar ahí, y ya digo, me costó decidirme por la estrategia. Y no os engañaré, los tres primeros km fui a muerte, me sentía bien, cómodo, pero pasada la euforia, como yo digo, la carrera te pone en tu sitio, y fui bajando velocidad, porque si hubiera seguido a ese ritmo lo hubiera pagado.

Entonces empecé a disfrutar, con mi cámara en la mano, sin música, que esta es otra novedad para esta temporada, correr sin música y escuchando el sonido ambiente, los aplausos de la gente, los ánimos de conocidos y desconocidos, sentir mis ruidos, respiración, resoplidos, el ruido de las zancadas  y de los que me rodean. Corriendo por mi ciudad, grabando mientras pasaba por sitios emblemáticos de Barcelona.

Fue inevitable mientras corría ir mirando el crono, mirar la velocidad, porque aunque sea consciente que lo importante no es el tiempo, la cabra siempre tira al monte, pero supe controlarme y ser fiel a mi objetivo, que era grabar para poder hacer un buen reportaje y disfrutar de una carrera tranquila y bonita. Con esta premisa me planté en el kilómetro nueve, el más complicado para mi y creo que para el resto también, la subida por el paralelo, que aún no siendo muy pronunciada, te recuerda que llevas en las piernas ocho km y pico y que si no estás bien, lo vas a pagar, así que poco a poco fui avanzando hasta llegar a meta y parando el crono tres minutos por encima de los tiempos que fui haciendo la temporada pasada. No está nada mal.

Luego llegó el momento de reencontrarme con mis compañeros Redrunners para tomar unas bravas y unas cervezas y comentar la carrera, que oyéndonos parecía que cada uno hubiera corrido una carrera diferente, y claro está, echamos unas risas que a fin de cuentas es de lo que se trata esto, o no?

Corre corre!!!